The bird of Hermes is my name eating my wings to make me tame.
BIENVENIDOS
Si te dijera que todo está planeado ¿que me dirías?, tal vez que no es cierto y que uno es el dueño de sus jugadas sobre el tablero, puede que sea cierto, puede que no. Demuéstrale al creador que tu eliges quien quieres ser y cómo quieres ser. Adéntrate en estas tierras llenas de magia y fantasía y vive tus más grandes hazañas. Conoce lo que los cuatro reinos tienen para ti y lo que salvaje y peligroso que pueden ser cada uno de ellos. La historia está plagada de baches pero tu, puedes descubrir qué pasó realmente. Que no se te escape nada, viajero.
NAVEGACIÓN
Últimos temas
» Las cuatro naciones
Mar Jul 17, 2018 1:26 pm por El Creador

» Gemelos diablillo | Frase del mes
Dom Jul 15, 2018 12:01 pm por El Creador

» Viaje entre portales
Lun Jul 09, 2018 7:11 pm por El Creador

» Portales y su funcionamiento
Mar Jul 03, 2018 5:27 pm por El Creador

» Tipos de Dado
Lun Jul 02, 2018 12:22 am por El Creador

» Guía de Grupos
Dom Jul 01, 2018 11:49 pm por El Creador

» Estilos y talentos (sujeta a revisión)
Miér Jun 27, 2018 8:47 pm por El Creador

» Creaciones y Artesanos
Miér Jun 27, 2018 8:18 pm por El Creador

» Creación y Aceptación de Gremios
Miér Jun 27, 2018 8:06 pm por El Creador

» Sistema de Misiones
Miér Jun 27, 2018 7:17 pm por El Creador

FRASE DEL MES
"Frase aquí" - Escrita por » Nombre de quien lo escribió
Seleccionada por los gemelos diablillo.
Brothers & Elite
Elite (0 / 60)
Hermanos (0 / 4)
Directorio
CREDITOS
Agradecimientos especiales a Dix Inmortal como a sus usuarios por la valiosa ayuda de su contenido pues gracias a ello este foro pudo tomar forma.
Skin hecho por: The Witch exclusivamente para Caotic Terra, así como mismo todas las tablillas con su firma dentro del mismo son de su completa autoridad.
El contenido textual aquí mostrado, dígase, ambientación, sistemas y guías pertenece exclusivamente a los administradores de este foro, favor abstenerse de plagio, cualquier avistamiento será notificado directamente a Foroactivo.
La imágenes aquí mostradas pertenecen a sus respectivos artistas, crédito para ellos.
Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Relatos históricos

Ir abajo

Relatos históricos

Mensaje por El Creador el Sáb Jun 09, 2018 6:51 pm

Relato de la gran madre Ohani sobre Amai y Birú
Cuando la gran madre hablaba, hasta el más anciano de la tribu callaba; su presencia era incluso más potente que la del mismo jefe en la tribu, también era la figura materna ejemplar, la madre de todos, y la mujer de la última palabra, pues su sabiduría era tan antigua como la misma Eride y tan grande como el mismo Amai.

A veces, al caer el sol, Ohani convocaba a los infantes de la tribu alrededor de una fogata en el centro del lugar y estos corrían hacia ella como si de un juego se tratara. En parte lo era para ellos; pero esa reunión tenía un significado aún más profundo ya que se trataba de una purificación espiritual, algo místico que solo aquella mujer de aspecto maternal y veterano, era capaz de hacer.

En muy poco tiempo, fueran cuales fuesen las condiciones, tanto niños como adultos se encontraban reunidos alrededor de aquella gran pila de fuego. El jefe de la tribu se sentaba en el suelo junto a su pueblo y todos sin excepción alguna comenzaban a prestar atención.

El silencio se hacía presente...

Cuando de su boca salió la primera palabra, las mentes de todos parecían haberse conectado, llenándose de imágenes.
Lo que hoy voy a contarles es ya bastante viejo para quienes lo conocen, y para quienes no… — dijo mirando los rostros más jóvenes —Desde hoy lo será…

No se escuchaba ni un suspiro, sólo el crepitar de la madera siendo quemada, pero hasta eso era opacado por la voz de la mujer.

Para regular el poder que cernía sobre nuestra tierra, nuestro Dios nos concedió la oportunidad de utilizar estas… — dijo mientras  señalaba la piedra sagrada que colgaba de su cuello, iluminada de un verde resplandeciente hermoso que parecía atrayente con solo mirarla.

Sin embargo, hubo un tiempo en el que no teníamos que utilizarlas porque éramos uno con Eride y ella era una con nosotros; aunque no siempre fuimos… solo nosotros — La anciana comenzó a moverse alrededor del fuego, pero su voz llegaba hasta lo más recóndito de los rincones de aquel lugar, todos estaban inmersos en lo que relataba y ninguno se atrevía a desviar la mirada de ella y del suave arrullo del fuego.

Hubo un tiempo, en el que Eride estaba completa. En el que nuestro Dios no estaba solo…
Y entonces, el fuego ardió intensamente desprendiéndose en pequeñas llamas que ascendieron hacia el firmamento y volaron sobre las cabezas de cada uno de los allí reunidos; una figura hecha de fuego semejante a la de ellos terminó por colocarse sobre la pira, grande e imponente, tanto que algunos de los más jóvenes comenzaron a temblar de la fascinación.

Nuestro gran Creador; de su interior creo a Amai, pero también creo a alguien más; su nombre era Birú, hermanos gemelos quienes crearon nuestra Eride.

De la nada una gran esfera sobrevoló sus cabezas, pero este fuego que había salido por igual de la pira ya no era rojo ardiente como hacía solo unos momentos si no una mezcla de verde y azul que giraba y giraba sin fin.

Él y su hermana eran inseparables, Amai no podía estar ni un momento sin ella, pero aunque ella no lo necesitaba tanto a él, el cariño que le tenía era incomparable, pues ninguno de los otros dioses de color habían nacido con un hermano gemelo. Cuando los dos entrelazaron sus manos, la energía flotó en Eride, las aguas chocaron con la tierra y la vida brotó, llenando con resplandor y asombro cada paraje, cada mirada, cada rincón

Y en cuanto dijo aquello, de los ojos de la anciana comenzó a desprenderse un resplandor que, aunque un tanto aterrador, también maravillaba a los más infantes y adultos a pesar de haber visto tantas veces aquel espectáculo.
Extendió sus manos con las palmas abiertas hacia el fuego, había comenzado a realizar una serie de pasos alrededor de aquel faro de luz, que daba la impresión de verla danzar, y al moverse, las figuras que antes habían aparecido, aquel hombre y la esfera ya no estaban.

De Ohani provino entonces un sonido, era el choque de colgantes en sus tobillos, muñecas y cuello procreando una melodía rítmica, su piel comenzó a resplandecer lentamente, y mientras, paso tras paso, avanzaba dejando sus huellas alrededor de aquella fogata, cada uno de los allí presentes también brillaba, con grabados de espirales en su piel y rayas que brillaban de una manera en la que cualquiera que no fuera parte de aquel lugar quedaría maravillado ante tanta belleza.

La silueta de la mujer al moverse incluso la hacía parecer más joven, y sin darse cuenta; tanto infantes como veteranos, todos allí movían sus cuerpos al son de aquel dulce y suave tintinear, como atraídos, hipnotizados, marcando un suave movimiento circular con el paso de la aparente anciana. Entonces está hizo un gesto como si arrebatara algo al viento y las antorchas se apagaron quedando solo las luces que emitían sus cuerpos. La mujer se detuvo entonces justo enfrente de la fogata y extendió sus dos manos frente a su pecho como si acabara de tomar agua de un riachuelo, el ambiente se volvió misterioso y aterrador, pero eso desapareció por un momento en el que; de las manos de la mujer comenzó a brotar un resplandor intenso de color azul, como si de agua se tratara, el color se desbordó de sus manos como si no pudiera sostenerlo y floto hacia el cielo tomando diferentes formas: habían seres mitad humanos mitad pez y animales que solo se verían estando océano adentro.

Sin embargo, tan rápido como comenzó aquel espectáculo fue decayendo, aquellas criaturas nunca antes vistas tomaron rostros deformes y gritos desesperados llenaron el ambiente, la piel de los habitantes se erizó por completo y su color verdoso comenzó a brillar de una manera más potente
Pero nuestro Amai solo veía por si mismo sin ver lo que lentamente le hacía a su hermana y su mundo — dijo con una voz temblorosa como si estuviera a punto de quebrarse en llanto y nuevamente de sus manos surgió una gran figura femenina, de expresiones preocupadas y cuerpo débil.  

Tan pronto como esta apareció; el color azul resplandeciente de aquel brillo que subía al cielo se tornó de un color asqueroso que solo se verían en las ciudades humanas, no era necesario ser un genio para darse cuenta de que estaba muriendo mientras que su hermano se regocijaba en la gloria de su mundo con una vitalidad que lo cegaba.

Las ilusiones de la anciana ahora eran espantosas, todo comenzaba a caer en pedazos para luego solo desaparecer y los gritos se hacían más fuertes, las figuras que antes parecían rebosar de vitalidad en los dos mundos ahora eran espectros sin vida con orbes negros
Birú, la gemela azul sabía que si ella moría, su hermano lo haría también y por consiguiente, todos sus hijos  —
En aquel momento se vio la silueta femenina reunirse con su pueblo enfermo sobre aquel resplandor de colores tenebrosos, que hacía llorar a los más infantes, aunque estos lo oprimían.

En un intento desesperado, la diosa llamó a su padre y le pidió un favor frente a su pueblo; pidió que quitara la soberbia y la avaricia de su hermano frente a las cosas preciosas aun si ella no podía ser salvada al final  —
Su padre con cariño acarició su mejilla, secó las lágrimas que caían por estas y al mirarla con dulzura la hizo caer en un sueño profundo. Su pueblo la llevó entonces a lo más profundo de su reino y allí construyeron para ella un hermoso sitio para su descanso, custodiado por las más feroces bestias del reino.  

Al entrar en aquel letargo, las fuerzas de Amai se mermaron y lo que había estado evitando Birú por tanto tiempo no tuvo más remedio que propagarse, la enfermedad se cirnió en las tierras de su hermano y todo se volvió negro, ya no olía más a tierra mojada, no cantaban los pájaros y su gente vivía constantemente enferma. El segundo hijo del creador cayó sobre su propia tierra y justo antes de derramar la primera lágrima, su padre se presentó ante él posando su mano en el hombro de este.

Levántate… hijo mío… — le dijo; en su voz se notaba tristeza y en su rostro simplemente dolor — Lo siento padre, Birú… ella — decía ya sin poder contener las lágrimas que caían sobre la tierra limpiando el color negro y haciendo que florecieran pequeñas ramas de retoños nuevos. Tarde estaba dándose cuenta del mal que causaba.

Lo sé mi niño ella ahora duerme siendo cuidada por su pueblo, tú sabes lo que debes hacer… — dijo el creador mientras que levantaba a su hijo entre brazos —No puedo moverme padre y mi ceguera se ha hecho permanente — dijo él y no mentía, sus piernas no funcionaban y sus ojos no podían mostrarle que, a cada paso que daba su padre, la tierra rejuvenecía y a cada lagrima que salía de sus ojos un árbol nuevo brotaba.

El creador no volvió a transmitir ni una palabra entonces— decía la mujer mientras que la figura de fuego que representaba al dios supremo cargaba a su hijo, la imagen cambió de nuevo, dando a entender que su padre lo depositaba en el suelo y su pequeño pronto se convertía en un gran árbol que casi tocaba el cielo, lleno de luces esparcía luz y vida a su alrededor. De la tierra crecían cristales preciosos y el gran creador simplemente desaparecía.

Cuando el creador desapareció, los dos primeros portales fueron creados; estos conectaban a los reinos gemelos internamente, pues a pesar de que la hermana azul dormía, cada década mandaba a su pueblo a restaurar las aguas de su hermano; así, uno necesitaba del otro para poder seguir viviendo

Todas las luces se apagaron en cuanto Ohani dejó de hablar y los cuerpos del pueblo dejaron de brillar. El relato había terminado.
by The Witch


avatar
Master game
Mensajes :
99
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.